aulahospital

Egreso o alta hospitalaria

El egreso es el momento clínico-organizativo a partir del cual el paciente puede abandonar el recinto hospitalario. El vocablo se reconoce como proveniente del latín egressus que significa irse o despedirse. Existen diversos tipos de egresos en un hospital. La clásica alta médica, que se configura en el denominado acto médico cuando el médico tratante o coordinador del caso clínico del paciente emite un documento donde se indica el estado satisfactorio de mejoría del paciente, considerado suficiente para que pueda retirarse el hospital. 

Otra salida del paciente es por su propia voluntad incluso a expensas de la contrariedad con el médico tratante. Este tipo de egreso contiene dificultades adicionales a la estrictamente clínica-perceptiva entre médico-paciente (puede el paciente no estar observando mejoría, o no alcanzar adaptación o cualquier inconformidad considerada insuperable y, en uso de su autonomía, el paciente decide retirarse) o, por el contrario, aún con mejoría del paciente, éste presenta dificultades financieras que le obligan a retirarse, particularmente observado en centros hospitalarios de pago. El otro egreso conocido es cuando el paciente fallece dentro del hospital, constituyéndose en una problemática compleja que excede lo clínico y ocupa preponderancia forense.

El egreso del paciente con la creencia de la salud recuperada constituye una meta-fin de todo hospital que se precie de serlo. Es la recompensa tras el esfuerzo desplegado de profesionales de la salud que interconcurren. Se recalca la experticia en la puesta en práctica de todos los momentos de la dinámica para el ejercicio de la clínica, incluyendo las funciones implícitas o colaterales que puedan sobrevenir, aspectos generalmente recogidos en los llamados protocolos de actuación clínica y que son vertidos en la historia intrahospitalaria del paciente. 

El egreso no tiene que constituir el final absoluto de la relación hospitalaria. En el hospital contemporáneo y con las diversas posibilidades que ofrece la medicina a distancia, suele establecerse una relación clínica allende el hospital, lo que ha contribuido a ampliar el espectro de influencia hospitalario.

En el referido trayecto tríada de ingreso, hospitalización y egreso siempre está el paciente. La vulnerabilidad por la afección; su cuerpo con frecuencia invadido y la intimidad alterada, cuando no violentada.  Procura curarse, y es atendido en esa aspiración, no obstante, se revela cierto déficit en el hospital contemporáneo: la solidaridad y sensibilidad ante la vulnerabilidad que marca la enfermedad; el respeto al cuerpo y la intimidad sin desmesura.

Apuntario de libros

solicitar
libros